Descubre algunas técnicas que te ayudarán a reducir los síntomas del estrés

El estrés es algo que cada vez  lo poseen más personas, pero no todo lo que refiere al estrés es negativo. En niveles aceptables nos impulsa a responder a los requerimientos y exigencias del entorno lo que proporciona entusiasmo por la vida, libera nuestra creatividad y estimula el correcto aprovechamiento de nuestros recursos.

Pero si la tensión excede o sobrepasa las habilidades y capacidades para dar respuestas al medio ambiente, este estrés se convierte en negativo siendo un riesgo para la salud. Los signos más inmediatos de estrés negativo son:
• Fatiga, llanto y depresión
• Dificultades para conciliar el sueño
• Irritabilidad
Inclusive puede provocar reacciones físicas en el cuerpo como:
• Granitos
• Manchas en la piel
• Sudoración
• Caspa
• Caída del cabello
• Problemas gastrointestinales (úlcera, dolor de estómago, gastritis, diarrea, etc.)
Con el paso del tiempo, el estrés negativo puede ocasionar, también, dolores de cabeza,  migraña, palpitaciones, asma y hasta presión alta.
Algunos remedios populares para aliviar los síntomas del estrés son: tomar té de valeriana, de tilo, de flor de azahar o de melissa porque son calmantes naturales. Un buen remedio casero es preparar un jugo de una banana, media pera, cinco frutillas y una cucharada de levadura de cerveza. Se pelan todas las frutas, se pican y se licuan, luego se agrega la levadura de cerveza.
Preparar un placentero baño caliente, para ello añadimos al agua del baño una infusión fría de manzanilla al sumergirnos en él sentiremos el desvanecimiento del estrés al tiempo que nuestra piel se perfuma deliciosamente.
Podemos también calentar, en un recipiente, 20 gotas de aceite esencial de canela y 2 cucharadas de aceite de almendra.  Retirar del fuego y masajear detrás del cuello lo que favorece el flujo de energía a través del cuerpo lo que contribuirá a estabilizar el estado de ánimo.